BIENVENIDOS!!!!

"TODOS NOSOTROS SABEMOS ALGO, TODOS NOSOTROS IGNORAMOS ALGO, POR ESO APRENDEMOS SIEMPRE"

¿Qué estás buscando?

Loading

DIA DE LA MEMORIA POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA



El 24 de marzo de 1976 no fue un día más en la historia argentina. En esa fecha las Fuerzas Armadas de nuestro país usurparon el gobierno y derrocaron a la entonces presidenta constitucional María Estela Martínez de Perón. Del mismo modo destituyeron a los gobernadores de las provincias, disolvieron el Congreso Nacional y las Legislaturas Provinciales, removieron a los miembros de la Corte Suprema de Justicia y anularon las actividades gremiales como así también la de los partidos políticos. En suma clausuraron las instituciones fundamentales de la vida democrática.
La Constitución Nacional –es decir, la ley de leyes de la República Argentina–, dejó de regir la vida política del país y los ciudadanos quedaron subordinados a las normas establecidas por los militares. Se inició entonces una dictadura que se instaló en el gobierno por la fuerza, por medio de lo que se denomina golpe de Estado. El gobierno de facto estuvo integrado por una Junta Militar que reunía a los máximos jefes de las tres Fuerzas Armadas: el ex general Jorge Rafael Videla por el Ejército, el ex almirante Emilio Eduardo Massera por la Marina y el ex brigadier Orlando Ramón Agosti por la Aeronáutica.
El golpe de 1976 fue el último pero no el único. Desde 1930 nuestro país había sufrido sucesivas interrupciones del orden democrático. La supresión de los gobiernos elegidos por el pueblo, la represión de los conflictos que surgían entre distintos sectores sociales y la apelación a la violencia habían sido, lamentablemente, bastante frecuentes desde esa fecha. Sin embargo, la dictadura que se inició en 1976 tuvo características inéditas, recibiendo el nombre de terrorismo de Estado.
Si bien los golpistas llamaron a su gobierno Proceso de Reorganización Nacional, lo que se impuso fue una dictadura que ejerció el terrorismo de Estado. Es decir: fue un gobierno que implementó una forma de violencia política que, usando los recursos del Estado, buscó eliminar a los adversarios políticos –a quienes llamó “subversivos”– y amedrentar a la población a través del terror.
 ¿Y cuáles fueron las características específicas del terrorismo de Estado en la Argentina? Para terminar con las experiencias políticas que anhelaban la transformación social en nuestro país, la dictadura implementó una nueva metodología represiva: la desaparición sistemática de personas y el funcionamiento de centros clandestinos de detención (lugares donde mantenían cautivos a los secuestrados fuera de todo marco legal).
El ejercicio sistemático del  terror desplegó otro mecanismo siniestro: la  apropiación  de  menores.  Los  responsables del  terrorismo de Estado  consideraban que para completar  la  desaparición  de  la  forma  ideológica  que pretendían exterminar era necesario evitar que ésta se transmitiera  a  través  del  vínculo  familiar. Por  eso,  se apropiaron  de  los  hijos  y  las  hijas  de muchos  de  los desaparecidos.
En esa época un grupo de madres de desaparecidos decidió juntarse para formar un movimiento de resistencia no violenta, que marchaba todos los jueves en la Plaza de Mayo, en el centro de Buenos Aires, para exigir información sobre el paradero de sus hijos. Así nacieron las Madres de Plaza de Mayo, que pronto crecieron en número y adoptaron el distintivo pañuelo blanco en la cabeza. Hasta el día de hoy siguen haciendo esa ronda todos los jueves a las tres de la tarde.

Doce de ellas, cuyos hijos o hijas esperaban un bebé, decidieron formar un subgrupo que se dedicaría a localizar a sus nietos de manera conjunta, se las conoce como las Abuelas de Plaza de Mayo. Cerca de 500 bebés fueron robados a sus padres por la dictadura, que además hizo desaparecer a cerca de 30 mil personas. En todos estos años de lucha y búsqueda incesante las Abuelas han podido encontrar a 107 de sus nietos, quienes recuperaron su identidad, su verdadera historia…
El 24 de marzo, Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, se instituyó desde el 2006 como un feriado nacional.
Memoria, para recordar el pasado y no olvidar el quebrantamiento de los derechos humanos y las libertades fundamentales durante la dictadura.
Verdad, para que los hechos se conozcan tal como fueron y se sepa el destino de las víctimas de la represión, de los 30.000 desaparecidos y el paradero de aquellos niños secuestrados.
Justicia, para que quienes cometieron delitos reciban el castigo que les corresponde.
La memoria nos ayuda a iluminar el presente y a generar el futuro en la vida de los pueblos y en  nuestras propias vidas.  No olvidemos… 






0 comentarios: